Categoría: Hogar y Tiempo Libre

Cómo se extrae el agua mineral

Si alguna vez te has preguntado en qué consiste el proceso de extracción del agua mineral, toma buena nota porque te lo detallamos para que no tengas ningún tipo de dudas al respecto. Pues bien, has de saber que el agua mineral embotellada que se está vendiendo en todo el mundo es producto que se recoge en los manantiales.

Eso sí, se eliminan los residuos acuíferos que pueden haber presentes en este agua y los posibles niveles excesivos de minerales como el calcio, el potasio, el magnesio, el bromo, el sodio, el bicarbonato, el fluoruro, el sulfato u otros materiales útiles como minerales y oligoelementos.

Y es que hay que recordar que, según palabras de la propia Organización Mundial de la Salud, el “agua subterránea de origen natural, de pureza original, debe tener un mínimo de 1 g/l de sustancias sólidas disueltas o un mínimo de 1 g/l de dióxido de carbono disuelto o de otro elemento químico importante para la salud o que tenga una temperatura en la fuente superior a los 20 °C o que la radiactividad de radón exceda los 1,5 kBq/l”.

agua_eden

Estos son los requisitos para que un agua se considere agua mineral y, por tanto, pueda ser vendida bajo la etiqueta pertinente. Este agua mineral se suele obtener de dos vías; o bien de pozos o bien de manantiales. En cualquier caso, una vez el agua se ha recogido se procede a su procesamiento con el fin de garantizar que se ofrece a los consumidores un agua óptima para su consumo en cualquier caso.

Además, muchas veces se hace un proceso de embotellamiento en el mismo lugar de recolección, ya que gracias a eso se ahorra bastante en costos. Aunque, por supuesto, luego queda un proceso de filtración, ionización e incluso ósmosis largo por el que tienen que pasar por ejemplo desde Agua Eden: fruta fresca en la oficina.

El crédito hipotecario también vuelve al sector inmobiliario

En los últimos meses la banca ha abierto el grifo de las hipotecas para los ciudadanos que se animan a comprar casa, que pueden intentarlo. Las condiciones son más duras pero hay crédito. Quienes también comienzan a tenerlo son las agencias inmobiliarias, ésas que tanto han sufrido –muchas hasta la desaparición– con la crisis que aún se vive en el sector.

Lo asegura Jesús Duque, vicepresidente de Alfa Inmobiliaria. Según él, tímidamente los bancos vuelven a utilizar a las agencias inmobiliarias como prescriptoras de sus productos hipotecarios. Los bancos están interesados en conceder hipotecas que oscilen entre los 100.000 y los 150.000 euros.

En menos de un año podremos decir que se ha dado la vuelta a la tortillaEn términos generales, la red de agencias inmobiliarias sostiene que se mantienen unos parámetros para la concesión de hipotecas muy similares a los habituales antes de la crisis. Según Duque, bancos y cajas se muestran dispuestos a conceder el 80% del valor de la tasación de la propiedad, siempre y cuando no supere el 30 o 40% de los ingresos totales  del solicitante.

Y como hay crédito, muchos vuelven. Eso al menos interpreta este responsable inmobiliario: “Observamos que muchas personas que durante estos últimos años de crisis optaron por el alquiler, vuelven a acercarse al mercado inmobiliario con el ánimo de adquirir una vivienda”.

De seguir en esta línea, “en menos de un año podremos decir que se ha dado la vuelta a la tortilla”, asegura Duque. Lo dice porque en su opinión la llegada del crédito, la oportunidad que supone comprar una vivienda en la parte más baja de la curva de precios y la política actual de bajos intereses, están animando al sector.