Etiqueta: franquicias ropa niños

Franquicias ropa niños: permite que ellos elijan

franquicias ropa niñosUna de las mayores dificultades de ser padres, es aprender a controlar el instinto sobreprotector que nos impulsa a limitar la libertad de nuestros hijos. Un caso muy cotidiano lo vemos cuando vamos de compras; en este sentido, las franquicias ropa niños por ejemplo, tienden a ofrecer mucha variedad de estilos para que tengan más alternativas, sin embargo, al final nosotros terminamos decidiendo por ellos.

Es perfectamente natural que seleccionemos las prendas de nuestros hijos cuando no superan los 3 años, pero a partir de esta edad ya son capaces de opinar y haríamos muy bien en escucharles y tratar de complacer sus peticiones. Por supuesto, no consentiremos todo lo que nos pidan, porque si para el invierno únicamente desean una camiseta, tendremos que intervenir y añadir un abrigo a la lista.

Ahora bien, aumentar la confianza en sí mismos, sentirse mayores, facilitar la expresión de ideas y afianzar su personalidad, son parte de los beneficios de los que pueden disfrutar cuando tienen la libertad de elegir el estilo. Sabiendo esto, ¿seguiremos decidiendo por ellos?

No tenemos que entregarles la totalidad del control en una sola oportunidad, esto no es recomendable. Lo adecuado es irles dando participación progresivamente. Esto además, nos servirá como una estrategia de recompensa, puesto que podremos darle más o menos libertades en la medida en que demuestren ser lo suficientemente responsables como para asumirlas.

Enséñales

La forma adecuada de favorecer su independencia, es mediante la enseñanza. De esta manera, les damos a entender que no queremos restringir sus decisiones, sino guiarles para que puedan optar por lo que les conviene. De esta manera, sabrán que no nos cerramos a la idea de que experimenten, sino que, por el contrario, queremos ser partícipes de sus experiencias.

Pero este proceso de enseñanza no les favorece únicamente a ellos; como padres, nosotros también nos vamos adaptando para que su exigencia de independencia no sea un evento traumático en nuestra vida.

Y sí, probablemente, aunque sean adultos siempre miraremos en ellos a los niños que una vez dependieron por completo de nosotros, pero tendremos la tranquilidad de saber que se convirtieron en hombres y mujeres capaces de asumir por sí mismos los retos de la vida y en esto se encuentra nuestra mayor satisfacción.