Cuando se debe cambiar la correa de distribucion

La correa de distribución es una pieza fundamental en tu vehículo y que te permitirá conseguir el máximo rendimiento. Si deseas comprar los mejores repuestos para tu vehículo te invito a visitar piezasdesegundamano porque allí encontrarás todos los repuestos que necesitarás a los precios más bajos del mercado.

Sin embargo, puede que no sepas cuándo es el mejor momento para cambiar la correa de distribución de tu coche. Por este motivo, hoy te he preparado este post con la finalidad de que puedas conseguir el máximo rendimiento posible para que puedas conseguir el máximo rendimiento posible.

Momentos para cambiar la correa de distribución

Cambiar la correa de distribución es algo básico para mantener funcionando tu coche en perfecto estado. Para saber cuándo cambiarla debes fijarte en los siguientes puntos básicos:

Pérdidas de tensión

Las pérdidas de tensión son bastante comunes cuando hablamos de la correa de distribución si llevas tu coche a un taller no especializado. También se pueden presentar cuando decides hacer el cambio por tu cuenta y dejas que se afloje la correa.

En todo caso, si la correa de distribución pierde su tensión, debes asegurarte de cambiarla de inmediato. Esto porque esta pieza no podrá recuperar su tensión y si no funciona tu coche simplemente no podrá moverse.

Kilometraje

El kilometraje es algo básico que debes tener en consideración en especial porque la correa de distribución tiene una vida útil limitada. Los fabricantes de coches afirman que esta pieza debe cambiarse por lo menos cada 100.000 kilómetros, y así mantener su buen funcionamiento.

No es aconsejable que conduzcas con una correa de distribución desgastada porque esto hará que se pueda romper en funcionamiento. Si esto llega a suceder, podrías tener problemas porque se pueden producir incluso averías irreparables en tu motor lo que llevará a que se reduzca su vida útil.

Fugas del motor

En el caso de que se tengan fugas en el motor estas pueden afectar diferentes componentes en el motor. Las fugas más comunes son las de aceite o de líquido refrigerante, en especial porque estas se pueden producir comúnmente por el desgaste normal de las mangueras.

Si se detecta cualquier tipo de fuga en el motor, debes asegurarte de repararla de inmediato, para evitar más problemas. Además, debes revisar la correa de distribución, y en caso de que se haya dañado, debes cambiarla cuanto antes para conseguir así el máximo rendimiento posible.

« »

Deja una respuesta